Volver
Molusco
Título original: Mollusk
1987
Acero
Medidas: 77 x 85,5 cm 257 x 80 cm 72 x 121 cm
Referencia: ACF0345
Imprimir ficha Imprimir ficha Añadir a Mi Colección Añadir a Mi Colección
Mollusk es una obra de finales de los ochenta –la escultura más grande de una serie que Cragg expuso en Londres en 1988–, cuando Tony Cragg acompañaba el rasgo más relevante de su producción (las acumulaciones coloridas de trozos de cosas) con una serie de obras mucho más severas en lo que se refiere a su planteamiento formal. En esta ocasión, la obra presenta tres objetos de acero, de una presencia poderosa, colocados en el suelo sin ningún tipo de esteticismo. Los objetos en cuestión son: un gran recipiente que, en palabras del propio artista, «emula las formas y las funciones de las conchas», una figura cónica de tres metros de altura inspirada en una sepia y un objeto enroscado como un fósil. Sobre Mollusk planean diferentes cuestiones que interesaban a Cragg en aquellos momentos. Por un lado, fue un período durante el cual el artista sintió curiosidad por el universo de la alquimia, y por los utensilios y el ambiente de laboratorio en general. Tony Cragg encuentra en estas referencias una especie de correlato de la propia tarea del arte, ocupado en la maquinación de utensilios que, al fin y al cabo, tienen la función de facilitar la comprensión del mundo real. Por otro lado, en aquel momento Cragg se interesaba especialmente por el mundo de las formas naturales, precisas y preciosas para inspirar las formas artísticas, pero sobre todo modélicas en cuanto formas orgánicas en constante evolución. En este sentido, Cragg se aventura a ensayar una comprensión de la escultura como momento de transición de un volumen físico entre dos estados diferentes. Con esta serie de trabajos, entre los cuales hay que incluir Mollusk, Cragg reactualiza unos principios que tradicionalmente han desempeñado un papel fundamental en la concepción del arte: la convicción de que la creación artística da lugar a unas formas siguiendo una dinámica próxima a los mecanismos que operan en la naturaleza y, lo que tiene tal vez más importancia, el privilegio que representa, con el pretexto del trabajo artístico, el poder asistir a un auténtico diálogo entre la naturaleza y la razón.

Obras que te pueden interesar